En junio de 2013, fui a Sudamérica con la idea de adoptar

un perro llamado Milán, como un homenaje a uno de mis escritores favoritos.

Un perro abandonado que me siguió por la Ruta 40, a la salida de un pueblo montañoso en el norte de Argentina.